Prólogo



Prólogo. 

Tres años te amé, soñé y escribí en mis versos, en mis ideas te mantenía vivo y diseñaba un ser perfecto.Te esperé durante tres años y me hice débil por mantener mi esperanza.

Y aunque las posibilidades de que me amarás mantenías en duda, yo creía.
En la oscuridad estaba por develar tu desconocido amor, sin razón aparente y contradicción a mis creencias por fin llegó el día en que vendrías.

Mala suerte la mía, porque tú nunca me amarías.



Poema.

Cuánto quisiera regresar al pasado y decirte, mi vida.
Que aunque no me querrás, yo siempre te quise.
En la soledad de tu recuerdo que en mi vida queda.
Me olvidarás como grafito al borrarse.

Y la grieta de vacío que en mi corazón resta.
No llenará con tu recuerdo vacío.
En mi cabe la última carta.
Para tu amor hastío.

Matando a lo que fue
Destrozando a lo que pudo
Tomando lo que abdiqué
Para liberar a mi corazón abovedado.









Continuará.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

El arte en los escombros

Yves Klein